Si buscas un cabello suave y brillante, prueba a coger un bote de aceite de coco. Adecuado para casi todos los tipos de cabello, este aceite natural está repleto de ácidos grasos que pueden ayudar a reparar los daños cotidianos, mejorar la textura y devolver la salud y el brillo a tu cabello.

Beneficios

Un cabello sano depende de las proteínas, que son su principal componente.1 Sin embargo, los procesos químicos como los tintes y las mechas -e incluso las actividades diarias como el lavado y el peinado- pueden dañar las proteínas y causar estragos en el cabello. Existen pruebas de que el ácido láurico (un tipo de grasa saturada que abunda en el aceite de coco) puede beneficiar a tu cabello al protegerlo contra la pérdida de proteínas.

El aceite de coco tiene una alta afinidad por las proteínas del cabello y una capacidad única para penetrar en el tallo del cabello. Esta penetración es esencial para limitar la cantidad de agua absorbida por el cabello, un factor clave en el daño capilar cotidiano.

Además, uno de los estudios revisados determinó que el aceite de coco era el único capaz de reducir la pérdida de proteínas tanto en el cabello no dañado como en el dañado cuando se utilizaba como producto de aseo antes y después del lavado. Este estudio también evaluó los efectos del aceite mineral y del aceite de girasol en el cabello.

Cuero cabelludo seco

Hay pruebas de que el aceite de coco puede utilizarse para tratar el cuero cabelludo seco y la caspa que lo acompaña. Un estudio realizado en 2021 con 140 personas en la India, 70 con y 70 sin caspa, descubrió que las aplicaciones tópicas de aceite de coco en el cuero cabelludo tenían propiedades antibacterianas y antifúngicas y un efecto negativo sobre la caspa.

También hay pruebas de que el aceite de coco tiene propiedades antiinflamatorias y que puede estimular la producción de colágeno, la principal proteína estructural de la piel y otros tejidos. También puede desempeñar un papel beneficioso en la reparación de la barrera cutánea. Esto sugiere que el aceite de coco puede tratar eficazmente tanto la caspa como la piel seca.

4 formas sencillas de utilizar el aceite de coco

Las propiedades del aceite de coco para el cabello son muy recomendadas. Uno de los aceites más versátiles para el cuidado del cabello, puede hacer maravillas como tratamiento antes del champú, acondicionador, ayuda para el peinado o mascarilla. A continuación te mostramos cuatro formas sencillas de revitalizar tu rutina de cuidado del cabello con aceite de coco:

  • Protector antes del lavado: Cuando se aplica antes del champú, el aceite de coco puede impedir que el cabello absorba demasiada agua (y, a su vez, evitar el daño y la sequedad).3 Intenta aplicar el aceite de coco entre 15 y 30 minutos antes de lavarte, centrándose en la parte media y las puntas del cabello.
  • Acondicionador: Al igual que un buen acondicionador, el aceite de coco puede ayudar a fortalecer el tallo del cabello y prevenir su rotura.2 Puedes utilizar el aceite de coco como alternativa a los acondicionadores habituales, o simplemente añadir unas gotas del aceite a tu acondicionador habitual para potenciar su poder suavizante.
  • Ayuda al peinado: Una pizca de aceite de coco puede ser muy útil para controlar el encrespamiento. Para facilitar la absorción y un peinado óptimo, asegúrate de aplicar el aceite sobre el cabello húmedo.
  • Mascarilla capilar: Para un tratamiento capilar súper nutritivo, masajea una o dos cucharaditas por el cabello y deja que haga su magia suavizante. Puedes eliminar el aceite al cabo de unas horas o dejarlo actuar durante toda la noche para cabellos excepcionalmente secos o dañados.

¿Es adecuado para tu tipo de cabello?

Aunque el aceite de coco puede beneficiar a todo tipo de cabellos -especialmente a los secos, dañados o teñidos-, existe la preocupación de que el uso repetido del aceite de coco pueda provocar rigidez en aquellos con una textura de cabello gruesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here